CARNE ROJA – EVIDENCIA CIENTÍFICA

CARNE ROJA – EVIDENCIA CIENTÍFICA

La carne roja es un alimento que esta provocando gran controversia acerca de su efecto sobre la salud. Por ello he recopilado toda la evidencia científica en base a los metaanálisis de ensayos controlados aleatorizados (lo más de lo más en evidencia científica) que analizaron el papel del consumo de carne roja sobre diferentes enfermedades.

Para evitar sesgo alguno básicamente me limito a reproducir tal cuál las conclusiones obtenidas en cada uno de los diferentes metaanálisis. La referencia 4 y 6 pertenecen a metaanálisis de estudios observacionales ya que no existen estudios de intervención (por razones metodológicas) que evalúen el impacto de la carne roja sobre la mortalidad asociada a enfermedades crónicas como el cáncer o la enfermedad cardiovascular en población general.

Si bien el metaanalisis 5 recoge casi todos sus datos del estudio de la Women’s Health Iniciative en el cuál las participantes fueron mujeres postmenopáusicas, por ello los resultados no se podrían generalizar a población general (Con un * se indica los estudios que cuentan con conflictos de interés).

  1. El consumo de > 0.5 raciones de carne roja/día (>35g/día) no influye en los niveles plasmáticos de lípidos, lipoproteínas y presión sanguínea en comparación a < 0.5 raciones de carne roja/día (< 35g/día)* (1).
  2. Sustituir carne roja por alimentos vegetales (frutos secos o legumbres) provoca una mejora en la concentración de colesterol total y LDL-c* (2).
  3. Consumir>0.5 raciones de carne roja (>35g/día) no afecta negativamente sobre marcadores de control glucémico ni inflamación en adultos sanos* (3).
  4. Un mayor consumo de carne roja se asocia con un incremento del riesgo de enfermedad cerebrovascular (pero no de mortalidad por la misma) (4).
  5. Una dieta restringida en carne roja parece tener poco efecto o ninguno sobre la mortalidad por todas causas (evidencia de baja a muy baja calidad) (5).
  6. Un mayor consumo de carne roja se asocia con un incremento del riesgo de mortalidad asociada a enfermedad cardiovascular y cáncer (6).

Mi opinión

Como puedes comprobar en ensayos controlados aleatorizados donde se analizan marcadores intermediarios de eventos finales (como la enfermedad cardiovascular o el cáncer) los resultados son dispares sin encontrar efectos significativos de forma general. Este hecho puede ser debido en gran parte consecuencia que cuando hablamos de carne roja realmente lo hacemos de un grupo de alimentos bastante heterogéneo (incluyendo desde lomo de cerdo hasta panceta o chuletas), además las técnicas de cocción son muy diversas (brasa, plancha, cocida, horno, etc) y como bien es sabido determina en parte el efecto final sobre la salud.

Cuando observamos estudios a largo plazo que analizan la asociación con la mortalidad (estudios epidemiológicos) se encuentran también resultados similares. Esto pone de relieve como a la hora de evaluar el efecto de un alimento debemos tener en consideración de igual forma por qué otro alimento estamos sustituyendolo, ya que cuando reducimos el consumo de un alimento estamos aumentando la ingesta de otro. No es lo mismo sustituir el consumo de carne roja por nuggets de pollo que por pescado azul o legumbres. Esto se comprueba bastante bien en uno de los trabajos incluidos (2).

Si te gusta este contenido, el nutreconciencia journal está hecho para ti ya que de manera semanal recopilo los estudios cientificos de mayor interés en el área de la nutrición (AQUÍ).

  •  
0 0 vote
Article Rating


Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments